Back to top
La preparación se realiza en el período estival cuando los tomates y cebollas están en su apogeo y el cilantro fresco. La ensalada consiste en pelar y lavar las cebollas y los tomates, la cebolla se parte por la mitad y se pica en corte pluma, se deja sumergida en agua fría por 30 minutos para que no quede fuerte, luego se enjuaga en abundante agua, se rocía con un chorro de agua tibia y se deja estilar en un colador. Los tomates se pelan y se cortan en rodajas o en gajos, según el gusto. El cilantro se lava bien se deja estilar y se cortan las hojas en trozos no demasiado pequeños. Para el armado de la ensalada se utiliza una fuente honda de buen tamaño, se pone abajo la cebolla que se aliña con sal y aceite, luego los tomates cortados y finalmente el cilantro, se mezcla bien antes de llevar a la mesa. Hay algunas recetas que añaden albahaca fresca picada, ají verde o pimentón picados sin nervaduras y pepas. Es una preparación infaltable para acompañar los asados u otros guisos. El tomate, Lycopersicon, es originario de América, específicamente de la zona andina desde el sur de Colombia al norte de Chile. Se cree que fue en México donde el fruto que era silvestre fue cultivado; en el siglo XVI el tomate fue llevado desde México a Europa para servir de alimento en países como España e Italia, fueron los españoles y portugueses los que lo difundieron a Oriente Medio y África, desde Europa se propagó hacia otros países asiáticos, Estados Unidos y Canadá, hoy día podemos decir que se consume en todo el mundo.