Back to top

chicha de jora

ID: 
1892

Nota de aplicación

Nota de aplicación: 
Esta chicha requería de una especial preparación, y ritual específico. Antes del primer sorbo, los antiguos peruanos salpicaban unas gotas hacia el sol, sobre el suelo y encina del fuego para atraer la simpatía de las deidades. Ciertamente, los usos de esta chicha han sido de lo más variados: para celebrar victorias guerreras, para inspirar los presagios de los adivinos, homenajear a los antepasados, o simplemente acompañar trabajos comunales. Existían, y perviven, personas especializadas en producir el insumo, quienes ponen a remojar el maíz amarillo en toneles, luego lo dejan germinar en pozas hechas en el suelo y después al aire libre, cubriendo el grano con paja hasta que crezca el brote. El maíz convertido en jora es llevado a mercados especiales donde se muele en pedacitos para luego ser hervida, con agua y harina de maiz, durante varias horas, para luego colarla en la isanga, que es una canasta rellena de paja. Con el bagazo resultante se prepara otro hervido, con agua nueva. Ambos cocidos se dejan fermentar en chombas o recipientes de barro y después se mezclan, añadiéndoles el concho sobrante del día anterior para que la chicha adquiera el suficiente grado alcohólico. Al final suele agregarse una mezcla de agua cocida con harina y azúcar. La chicha debe beberse el mismo día para evitar el exceso de fermentación y la pérdida de espuma.
Tipo de elemento: 
Concepto
Faceta: 
Animales, Vegetales y Minerales
Relación: 
chichas de maiz
Lengua: 
Español

Referencias bibliográficas

  1. Pardo, Oriana, "Las chichas en el Chile precolombino", en "Chloris chilensis, Revista chilena de flora y vegetación Año 7 N°2", 2004